Archivo por meses: enero 2013

humedad en portátiles

Efectos de la humedad en equipos informáticos

Las condiciones ambientales pueden afectar de forma directa al funcionamiento y rendimiento de los sistemas informáticos. En esta ocasión, vamos a referirnos al impacto de la humedad excesiva y a las medidas para prevenir sus efectos.

Las condiciones ambientales de alta humedad pueden ocasionar la corrosión de los componentes internos del Pc y la degradación de algunas de sus propiedades esenciales, como la resistencia eléctrica o la conductividad térmica.

En casos extremos, la humedad puede ocasionar cortocircuitos, provocando desde la pérdida de datos hasta el daño físico de algunos componentes del sistema.

Generalmente, los ordenadores suelen encontrarse en ambientes con un nivel aceptable de humedad relativa, como pueden ser oficinas donde las condiciones ambientales se regulan a través de sistemas de aire acondicionado.

Sin embargo, no suele ocurrir lo mismo con los dispositivos móviles y Pc portátiles que, en ocasiones, pueden verse expuestos a situaciones límite.

humedad en portátiles

Uno de los problemas más habituales es el vertido directo de líquido debido a lluvia, salpicaduras de agua por utilizar el portátil en la playa o cerca de la piscina, o cafés o refrescos que, por accidente, acaban derramándose encima del sistema.

En otras ocasiones, la humedad puede condensarse de forma interna sin que el usuario se percate de ello. Muchas veces esto ocurre cuando se somete al equipo a cambios bruscos de temperatura.

Un ejemplo típico sería un portátil que se enciende en una oficina que cuenta con aire acondicionado, inmediatamente después de haber sido transportado en un vehículo expuesto directamente al sol.

Entre las medidas básicas para prevenir condiciones de humedad extrema que puedan dañar los Pc se encuentra la no exposición directa a líquidos, salpicaduras, o ambientes con excesiva humedad.

Asimismo, deberían evitarse los cambios bruscos de temperatura y esperar a que los sistemas se aclimaten antes de encenderlos de nuevo.

bateria_de_portatil-donderepararportatil.com

Consejos para incrementar la vida de la batería de tu portátil

Aplicaciones prácticas que permiten incrementar la vida de la batería de tu portátil.

La gran ventaja de un portátil, además de su diseño y el poco espacio que ocupa, es su independencia respecto a los enchufes y los lugares fijos. Es el dispositivo idóneo para llevar de viaje y trabajar en cafés, en plazas, en estaciones de tren o en aeropuertos. Más hoy en día, que se prodigan las redes wifi, los accesos a las redes móviles de datos con las tarjetas SIM y los “pinchos” USB. Ahora bien, todavía hay un factor limitante: la duración de la batería. Una vez agotada, no se podrá trabajar con el ordenador por muy portable que sea. Este artículo propone varios consejos para alargar el momento en el que la pila indicadora del nivel de batería se queda en rojo.

batería portátil

Algunas de las estrategias para alargar la batería de un ordenador portátil se refieren a los cuidados del hardware, es decir, del aparato en sí. Otros, en cambio, tienen relación con el tipo de programas que se usan cuando se está lejos del enchufe y el modo en que se navega.

Trucos de hardware

Las pantallas, al mínimo brillo posible. El brillo de las pantallas implica un consumo muy elevado de energía, sobre todo, en el caso de las LCD retroiluminadas, por lo que no conviene tenerlas al nivel máximo, ni siquiera cuando se está en ambientes oscuros. Un valor medio puede ser más que suficiente. Si se permanece en un local con diferentes iluminaciones, conviene optar siempre por la menos oscura.

Usar el cursor táctil en lugar de un ratón USB. Los ratones USB, aunque en ocasiones son más ergonómicos, suponen un consumo importante de batería. Es preferible usar el cursor táctil cuando se necesita que el portátil esté encendido más de tres horas y evitar tener conectados a los puertos USB cualquier periférico. Aunque no estén encendidos, suponen un consumo. Lo mismo sucede con las tarjetas de memoria.

Tener desactivadas todas las opciones de conectividad posible. Hay que evitar la conexión Bluetooth, debido a su alto consumo. También se debe procurar tener apagado el conector a las redes wifi, a no ser que se tenga que navegar. Si se trabaja en documentos, se aconseja tenerlo apagado hasta que deba usarse. Entonces se navega y se vuelve a apagar. El conector wifi es, junto con la pantalla, la mayor fuente de gasto de un portátil.

Usar fondos de pantalla de colores monótonos y apagados. Los fondos de pantalla con gran variedad de tonalidades y colores vivos consumen mucho. Lo mismo sucede con las imágenes, que se consideran gráficos complejos. Si se va a trabajar desconectado, es mejor sustituirlos temporalmente por fondos simples y apagados.

Forzar el apagado temporal de pantalla. Cuando se deja de teclear, transcurre un tiempo hasta que la pantalla pasa a “modo ahorro” de energía y se apaga, en espera de que el usuario reinicie su labor. Lo idóneo es programar el ordenador para que este tiempo sea lo más corto posible.

Evitar los excesivos calentamientos. Conviene trabajar en superficies planas donde el ordenador se pueda colocar de modo que se ventile por la parte inferior sin obstrucciones. El calor hace al procesador ineficiente y le obliga a consumir más batería para realizar el mismo trabajo.

Trucos de software

Trabajar con programas sencillos. Si se tienen que escribir textos o editarlos, es mejor usar formatos del estilo TXT que Word u Open Office. La razón es que son muy simples y disponen de pocas opciones, por lo que consumen menos recursos del procesador. Esto se traduce en un ahorro de la batería. Cuando el ordenador esté de nuevo enchufado, se pueden trasladar los escritos a los formatos más complejos y rematar la edición del documento. En especial, Open Office tiene un elevado consumo, ya que trabaja sobre la plataforma Java.

Evitar abrir documentos en PDF. Es un programa muy complejo y costoso en términos energéticos, similar al del resto de programas de la compañía Adobe. Conviene evitar la apertura de un documento en PDF o dejarlo para el final de la jornada.

No usar editores de imágenes ni de vídeo. Las imágenes y los vídeos son gráficos complejos que, en general, consumen mucha energía. Los requerimientos de programas como Photoshop o similares suponen un rápido descenso en la energía disponible. Este tipo de tareas solo se deberían realizar si no se necesita trabajar muchas horas.

No ver vídeos ni jugar a videojuegos. Estas dos actividades pueden consumir una batería con carga para cinco horas, en menos de dos, ya que son muy exigentes en el plano energético. Si se requiere ver un vídeo, es preferible que sea corto y que se reproduzca en pantalla reducida.

No usar el ordenador para escuchar música. Se recomienda emplear en su lugar un dispositivo para este fin o el móvil.

Evitar tener abiertos programas que no se usan en el momento. Sucede con Skype, los mensajeros instantáneos u otros que se inician al arrancar el ordenador y que quedan en un segundo plano. Es mejor apagarlos.

Mantener el ordenador limpio de software malicioso. Pasar en periodos fijos programas antiespía es la manera adecuada de optimizar la eficiencia energética del ordenador. Muchos se pueden descargar de modo gratuito en la Red.

Trucos de navegación

Evitar las imágenes y desarrollos en flash. Es preferible navegar con algún programa que bloquee las imágenes en flash y las publicidades, como Flashblock, ya que la tecnología flash es una gran fuente de consumo. Se recomienda navegar por las páginas con solo texto.

Evitar las ventanas emergentes. Los conocidos como “pop ups” o ventanas emergentes constituyen una fuente de consumo extra que conviene evitar.

No ver vídeos. Páginas como Youtube u otras similares que permiten descargarse vídeos suponen un consumo elevado de batería.

No tener demasiadas pestañas abiertas en el navegador. Se aconseja abrirlas a medida que se necesiten y cerrarlas cuando ya se han visto.

Evitar las videoconferencias y las llamadas por voz IP. A no ser que ése sea el propósito del uso del ordenador. Estas tecnologías son grandes consumidoras de batería.